Opiniones

Así se convierten cinco mujeres en ‘supermamis’

13.11.2014

Laura Peraita - ABC, 13 de noviembre 2014.

Sentimiento de desolación, frustración, incertidumbre, soledad… Así es como llegan los participantes a esta escuela de Alcalá de Henares que lleva siete años funcionando. “Acuden porque reconocen que tienen un problema y quieren solucionarlo –asegura Susana de Cruylles–. En la escuela hay varios grupos: unos dedicados a la prevención de posibles malas relaciones padres e hijos, otro enfocado a dar solución cuando el problema se ha instalado en casa y, un tercero, para ayudar a padres con hijos que padecen problemas mentales. Mi función es ofrecerles las herramientas necesarias y un temario de mejora de la educación para demostrarles que ellos tienen el poder de cambiar la situación en sus familias”.

Carta a un joven español

Carta a un joven español

Querido joven español: Quien esto escribe es también joven, como tú. Tenemos menos de 35 años, hijos pequeños, hipoteca, estudios universitarios y luchamos por labrarnos, como tú, un futuro profesional en España. Sirva esta pequeña ‘descarga personal de...

La crisis golpea de nuevo a los jóvenes

La crisis golpea de nuevo a los jóvenes

Se acaban de publicar los datos de la EPA del cuarto trimestre de 2012, tenemos 5,97 millones de desempleados. Hemos rozado los seis millones y la situación es gravísima. Desde el punto de vista económico tiene más sentido analizar la evolución del empleo, pues el...

La autonomía de los adolescentes

La autonomía de los adolescentes

La complicada labor de educar a los hijos se hace más compleja cuando llegamos a la etapa de la adolescencia. Por si fuera poco, este período se viene adelantando cada vez más de manera que algunas demandas que años atrás se solían hacer alrededor de los dieciséis...

Amigos. Familia. Besos

Amigos. Familia. Besos

Ayer cumplí 37 años. A esa edad murió Van Gogh. Optimista que es uno. Hoy Van Gogh también se habría pegado un tiro en el pecho. Motivos para sacar la pistola hay unos cuantos. Pero hoy no me apetece hablar de Bárcenas. Porque hoy estoy contento. Y estoy contento...