Opiniones

Con los adolescentes: del ‘imponer’ al ‘respetar’

31.07.2014

Catalina Fuster - Lanza, 30 de julio 2014.

Está claro que hay distintos niveles de errores que se le pueden permitir a un hijo o una hija, pero hay que permitirles que se equivoquen, que hagan su balance y aprendan de ello. Eso es algo que no podemos hacer por ellos, y no sería bueno privarles de tal experiencia. Ahora bien, es fundamental que asuman la responsabilidad de las equivocaciones, que vean todas las consecuencias de la decisión que han tomado y que han ejecutado, si no es así, si les suavizamos el “golpe” o les amortiguamos la caída, entonces, no sirve de nada.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Ser madre se ha convertido en un privilegio

Ser madre se ha convertido en un privilegio

Tuve mi primer hijo en 2013 y el mundo conocido hasta el momento empezó a derretirse ante mí. Resultó que todo había cambiado: mi cuerpo, mi mente, mis miedos, mis necesidades...