Opiniones

Con los niños no se juega

29.06.2014

Elvira Lindo - El País, 29 de junio 2014.

Podría publicar el mismo artículo que escribí hace dos años. Sólo tendría que cambiar alguna cifra. Por ejemplo, que en 2012 Unicef alertó de que dos millones de niños en España vivían bajo el umbral de la pobreza y ahora, en el nuevo informe que ha visto la luz esta semana, el número ha ascendido a dos millones trescientos mil niños. Las cifras hay que meditarlas, porque tienen alma, en este caso, doscientas mil almas más, con nombres y apellidos, niños que padecen la pobreza del primer mundo, que puede traducirse en que no están bien alimentados, pasan frío en invierno, no pueden incorporarse a ciertas actividades escolares por no tener dinero para afrontarlas y se ven expulsados, poco a poco, de la infancia que disfrutan sus compañeros.

Las 853.334 multas

Las 853.334 multas

"Los españoles se han comportado de forma ejemplar durante el confinamiento". Suena muy bien. Lo dicen los políticos de diferente signo y lo dicen los propios ciudadanos. El problema radica en demostrar si es verdad o no lo es. Cada uno podemos tener nuestra sensación...

Ideólogos de las costuras rotas

Ideólogos de las costuras rotas

Los que sufrieron la crisis de 2008, acumulando dramas particulares de los que nunca es posible recuperarse del todo, van a ser ahora el centro de la que sobrevenga. Con la descorazonadora coincidencia de que son, además y por mero relevo generacional, las...

«Esto no es conciliar, pero el teletrabajo llegó para quedarse»

«Esto no es conciliar, pero el teletrabajo llegó para quedarse»

Es un alivio, por una parte, poder estar activo en casa y quedarse con los niños. Por otra, cuando hay niños hay siempre ocupación, y si son menores de 5 años, ¿podrá nutrirse, en algún momento, sin demasiado consumo de tecnología el tiempo de los niños y los padres...

Cuando toque salir de casa

Cuando toque salir de casa

En el mundo Coronavirus, en cambio, las cosas son distintas. No solo se ha vuelto a rezar, sino que la muerte no es ya esa palabra tabú que no se pronuncia ante los niños. Es una realidad y tiene nombres y apellidos.