Opiniones

Un dictador en casa

23.06.2014

C. M. Sánchez - Inversión & Finanzas, 22 de junio 2014.

Nuestro intento desesperado por criar niños felices tiene consecuencias, y una de las más frecuentes es la poca tolerancia a la frustración de muchos niños, porque una pequeña dosis de frustración es necesaria e inevitable a lo largo de la vida, ya que nuestros deseos no son satisfechos de forma inmediata y debemos desarrollar las habilidades y capacidades necesarias para hacer frente a este hecho y que no nos desestabilice.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Es hora de pagar tu deuda de sueño

Es hora de pagar tu deuda de sueño

Los niveles de adenosina se pueden corregir con rapidez tras un par de noches de buen sueño. Esto dio lugar a un consenso científico: la deuda de sueño se podía saldar con un par de siestas de calidad, así lo reflejan frases casuales como “Debo poner al corriente mis...