Opiniones

Me siento bien, me comporto bien

10.02.2014

Ana Valdivielso Gómez - La Provincia, 10 de febrero 2014.

Faber y Mazlish, en su libro Cómo hablar para que los niños escuchen y como escuchar para que los niños hablen aseguran que cuando los niños y las niñas se sienten bien se comportan bien. Sabemos que los seres humanos tendemos a ser menos simpáticos, agradables, amables o comprensivos si estamos cansados, tenemos hambre o nos duele algo. No mostramos nuestra mejor cara cuando estamos tristes, preocupados, nerviosos o desasosegados.

Ojo a la trampa de la conciliación

Ojo a la trampa de la conciliación

Las familias con niños perdieron de la noche a la mañana dos de sus principales recursos de conciliación, las escuelas y los abuelos. Y las que tienen mayores o dependientes a cargo quedaron sin apoyos fundamentales como los centros de día o la ayuda a domicilio, o...