Opiniones

¿Niños incorregibles o padres a corregir?

27.01.2014

Federico Martinón Sánchez - Faro de Vigo, 26 de enero 2014.

Las desgracias de los niños alcanzan más a los desamparados pero también a los ricos. Cuando no hay solución, cuando la ayuda no llega o es insuficiente, el infortunio de los primeros termina en ostentosos cofres blancos y la de los segundos en sencillas cajas de pino o directamente en la tierra. Si alguien les manda flores -que deberían ser blancas como su pureza-, los más favorecidos suelen recibirlas, pero casi nunca sucede con los desafortunados, porque sus entierros son breves o no llegan ni a producirse.

Ojo a la trampa de la conciliación

Ojo a la trampa de la conciliación

Las familias con niños perdieron de la noche a la mañana dos de sus principales recursos de conciliación, las escuelas y los abuelos. Y las que tienen mayores o dependientes a cargo quedaron sin apoyos fundamentales como los centros de día o la ayuda a domicilio, o...