Opiniones

Cuando el síndrome de Down llega a casa

23.01.2014

Carlota Fominaya - ABC, 19 de enero 2014.

Cuando María tuvo a su primer hijo, en el hospital se lo entregaron con una sonrisa y con un “enhorabuena por este precioso bebé”. Le dieron el alta, y se fue a casa con él a aprender la dura tarea de ser mamá. Con el segundo no hubo enhorabuenas, ni sonrisas, ni ningún comentario. A las pocas horas pasaron por su habitación un ejército de médicos, especialistas, trabajadores sociales… y antes de darle el alta llevaba el decálogo de cómo criar, educar y tratar a su nuevo hijo debajo del brazo.

Tener hijos es franquista; morir solo en tu cuarto de baño es guay

Tener hijos es franquista; morir solo en tu cuarto de baño es guay

El caso es que tener hijos naturalmente es como cutre, tener varios es de fachas y vivir todos en la misma casa, de franquistas . Leí la semana pasada un artículo en 'ElDiario.es' que venía a decir esto último. “La familia tal cual la entendemos es una herencia del...