Opiniones

Desajustes sociales

23.08.2013

Fernando Lussón - El Correo Gallego, 23 de agosto 2013.

El incremento de turistas registrado en nuestro país el pasado mes de julio y el buen comportamiento de la balanza comercial son datos macroeconómicos que permiten un respiro en la percepción de la crisis. Pero junto a estos datos positivos se han conocido otros que dan una medida diferente de las verdaderas consecuencias de la crisis: por primera vez ha descendido la esperanza de vida en nuestro país y ocho de cada diez jóvenes menores de treinta años vive en casa de sus padres. Mientras que los buenos datos son coyunturales los malos pueden convertirse en estructurales, consecuencia de las medidas adoptadas en los últimos años.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
1990, la generación maldita: excluida y atrapada entre dos crisis

1990, la generación maldita: excluida y atrapada entre dos crisis

El informe ‘Evolución de la cohesión social y consecuencias de la Covid-19 en España’ revela que ser joven está siendo en esta crisis un factor de riesgo de exclusión social. La peor parte de la crisis económica y social que ha dejado la pandemia ha recaído en...

Convivir con la angustia a otro confinamiento más

Convivir con la angustia a otro confinamiento más

"Las familias con niños pequeños nos hemos quedado a vivir dentro de un estado de desamparo perpetuo. Nadie se ha atrevido a preguntar cómo lo estamos haciendo. Qué clase de malabares tenemos que hacer cada vez que llega esa temida llamada. Qué consecuencias está...