Opiniones

Construir una familia

17.08.2013

Carlota Sedeño - Diario Siglo XXI, 16 de agosto 2013.

Tuve ocasión de asistir en Málaga a una conferencia del psiquiatra Adrián Cano Prous, director de la Unidad de Diagnóstico y Terapia Familiar de la Clínica Universitaria de Navarra. Dio muestras de una notable agilidad mental y de una gran experiencia con matrimonios a través de la terapia familiar ejercida en su trabajo diario. Es de agradecer que, en el curso de su exposición y a través de ejemplos prácticos, hiciese reír al auditorio frecuentemente a pesar de la problemática tratada.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Los padres y los hijos

Los padres y los hijos

El otro día hablaba con un señor de lo que está pasando con muchos hijos, de la pérdida de autoridad de los padres y de que los legisladores se han ocupado de fabricar leyes que favorecen a los hijos, incluso a los díscolos y peligrosos, dejando abandonados a su...

Prepara a tus hijos para la vuelta al cole

Prepara a tus hijos para la vuelta al cole

La red de centros de enseñanza Kumon ha destacado la necesidad de “anticiparse” al comienzo del curso para empezar a tomar medidas que eviten que la vuelta al colegio resulte “traumática” para los niños, tras varios meses de vacaciones.

¿Quieres saber si eres un padre bueno o brillante?

¿Quieres saber si eres un padre bueno o brillante?

Algunos estarán de acuerdo en aplicar los siete hábitos que recomienda el psiquiatra y psicopedagogo brasileño Augusto Cury en su libro “Padres brillantes, maestros fascinantes”. Otros, sin embargo, se sentirán muy incómodos cuando lean consejos como...

Desajustes sociales

Desajustes sociales

El incremento de turistas registrado en nuestro país el pasado mes de julio y el buen comportamiento de la balanza comercial son datos macroeconómicos que permiten un respiro en la percepción de la crisis. Pero junto a estos datos positivos se han conocido otros que...

Hijos maltratadores

Hijos maltratadores

Caminamos rápidamente hacia una sociedad desequilibrada en la que un hijo puede pegarle a un padre o destrozar la casa familiar, y el padre no puede darle una bofetada para que se serene porque si el hijo lo denuncia irá a la cárcel de tres meses a un año.