Opiniones

Ni formación, ni experiencia: la ‘locura’ de los contratos para jóvenes

27.05.2013

D. Soriano - Libre Mercado, 26 de mayo 2013.

¿Por qué los empresarios españoles no contratan a los menores de 30 años? ¿Por qué España tiene una tasa de desempleo juvenil superior al 50%, muy superior a la de sus vecinos europeos? Hay muchas respuestas a estas dos preguntas. Normalmente, en los medios hablamos de los costes laborales, una formación deficiente o un mercado de trabajo dual. Sin embargo, hay algo que pasa mucho más desapercibido, pero tiene muchísima importancia en el comienzo de muchas carreras: contratar a un joven es muy complicado y mantenerle en la empresa, a veces, lo es aún más.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Las 853.334 multas

Las 853.334 multas

"Los españoles se han comportado de forma ejemplar durante el confinamiento". Suena muy bien. Lo dicen los políticos de diferente signo y lo dicen los propios ciudadanos. El problema radica en demostrar si es verdad o no lo es. Cada uno podemos tener nuestra sensación...

Ideólogos de las costuras rotas

Ideólogos de las costuras rotas

Los que sufrieron la crisis de 2008, acumulando dramas particulares de los que nunca es posible recuperarse del todo, van a ser ahora el centro de la que sobrevenga. Con la descorazonadora coincidencia de que son, además y por mero relevo generacional, las...

«Esto no es conciliar, pero el teletrabajo llegó para quedarse»

«Esto no es conciliar, pero el teletrabajo llegó para quedarse»

Es un alivio, por una parte, poder estar activo en casa y quedarse con los niños. Por otra, cuando hay niños hay siempre ocupación, y si son menores de 5 años, ¿podrá nutrirse, en algún momento, sin demasiado consumo de tecnología el tiempo de los niños y los padres...

Cuando toque salir de casa

Cuando toque salir de casa

En el mundo Coronavirus, en cambio, las cosas son distintas. No solo se ha vuelto a rezar, sino que la muerte no es ya esa palabra tabú que no se pronuncia ante los niños. Es una realidad y tiene nombres y apellidos.