Opiniones

Cuidar a los hijos, sí, pero menos

18.05.2013

Eva Millet - La Vanguardia, 17 de mayo 2013.

Hubo un tiempo, no demasiado lejano, en el que a los niños no se les hacía demasiado caso. Sin ir muy lejos, la abuela de quien escribe, cuando un nieto o nieta se ponían pesaditos, recomendaba actuar ante ellos: “Como si fueran muebles”. Una mesa, una silla o un armario. Ignorarlos hasta que se les pasara la rabieta o dejaran de dar a lata. El “ya encontrarás algo para hacer” era asimismo otra respuesta habitual al clásico “me aburro”. Se consideraba que el distraerse era tarea de los niños, no de los padres, y que uno era capaz de hacerlo solo.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Lo raro sería que fueran felices

Lo raro sería que fueran felices

Llevo unos días leyendo interpretaciones «materiales» del asunto: las redes sociales (es evidente), la falta de acceso a la vivienda, el desempleo y la caída de los sueldos. Pero igual que es absurdo vincular adversidad con infelicidad, es empobrecedor e ingenuo...

¿Es real el ‘síndrome de la hermana mayor’? Te lo explicamos

¿Es real el ‘síndrome de la hermana mayor’? Te lo explicamos

Los estudios han descubierto vínculos entre la participación que alguien tiene en la alineación familiar y diversos resultados, entre ellos el rendimiento escolar y el coeficiente intelectual (aunque las puntuaciones no necesariamente son indicadores confiables de la...