Opiniones

Cuidar a los hijos, sí, pero menos

18.05.2013

Eva Millet - La Vanguardia, 17 de mayo 2013.

Hubo un tiempo, no demasiado lejano, en el que a los niños no se les hacía demasiado caso. Sin ir muy lejos, la abuela de quien escribe, cuando un nieto o nieta se ponían pesaditos, recomendaba actuar ante ellos: “Como si fueran muebles”. Una mesa, una silla o un armario. Ignorarlos hasta que se les pasara la rabieta o dejaran de dar a lata. El “ya encontrarás algo para hacer” era asimismo otra respuesta habitual al clásico “me aburro”. Se consideraba que el distraerse era tarea de los niños, no de los padres, y que uno era capaz de hacerlo solo.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Día 9: Abrazos un poquito más prolongados

Día 9: Abrazos un poquito más prolongados

Todos hemos echado de menos la conexión, especialmente los abrazos. Hoy, intenta abrazar a alguien un poco más de lo que normalmente lo harías. Cuando estés listo para dejar de abrazar, recuérdate a ti mismo que debes permanecer cerca durante solo cinco segundos más....

Ana Iris Simón se quedó corta: la realidad es mucho peor

Ana Iris Simón se quedó corta: la realidad es mucho peor

Entre otras cosas, porque no se refirió a lo que ocurrió en aquellos años, cuando licenciados a los que el sistema había convencido de que la formación académica era el camino más corto hacia una vida mejor se vieron en un callejón sin salida. Podían optar por...

La corresidencia de abuelos y nietos bajo el mismo techo

La corresidencia de abuelos y nietos bajo el mismo techo

La corresidencia de tres generaciones de una misma familia (abuelos, padres y nietos viviendo juntos)es todavía minoritaria en la mayoría de los países europeos, así como en Estados Unidos. Sin embargo, esta tendencia puede cambiar rápidamente en los próximos años, al...