Opiniones

Cuidar a los hijos, sí, pero menos

18.05.2013

Eva Millet - La Vanguardia, 17 de mayo 2013.

Hubo un tiempo, no demasiado lejano, en el que a los niños no se les hacía demasiado caso. Sin ir muy lejos, la abuela de quien escribe, cuando un nieto o nieta se ponían pesaditos, recomendaba actuar ante ellos: “Como si fueran muebles”. Una mesa, una silla o un armario. Ignorarlos hasta que se les pasara la rabieta o dejaran de dar a lata. El “ya encontrarás algo para hacer” era asimismo otra respuesta habitual al clásico “me aburro”. Se consideraba que el distraerse era tarea de los niños, no de los padres, y que uno era capaz de hacerlo solo.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Lo que España ganaría si cambia sus disparatados horarios

Lo que España ganaría si cambia sus disparatados horarios

Durante años fracasé en mi intento de convencer a los amigos del sinsentido de cenar a las diez de la noche. Y entonces, el pasado mes de marzo, ocurrió lo imposible: recibí un mensaje con una convocatoria a las 7:30 de la noche. ¿Había ganado la batalla al fin?...