Opiniones

Cuidar a los hijos, sí, pero menos

18.05.2013

Eva Millet - La Vanguardia, 17 de mayo 2013.

Hubo un tiempo, no demasiado lejano, en el que a los niños no se les hacía demasiado caso. Sin ir muy lejos, la abuela de quien escribe, cuando un nieto o nieta se ponían pesaditos, recomendaba actuar ante ellos: “Como si fueran muebles”. Una mesa, una silla o un armario. Ignorarlos hasta que se les pasara la rabieta o dejaran de dar a lata. El “ya encontrarás algo para hacer” era asimismo otra respuesta habitual al clásico “me aburro”. Se consideraba que el distraerse era tarea de los niños, no de los padres, y que uno era capaz de hacerlo solo.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
¿Por qué cuando tomo alcohol duermo mal?

¿Por qué cuando tomo alcohol duermo mal?

Esto es porque el alcohol interrumpe lo que se conoce como la arquitectura del sueño, las fases normales de sueño más profundo y ligero por las que pasamos cada noche. Una noche de bebida puede “fragmentar” o interrumpir estos patrones.

La natalidad como prioridad nacional

La natalidad como prioridad nacional

El invierno demográfico y la crisis del relevo generacional hacen inviable el futuro de una nación más pendiente de la coyuntura, a menudo artificiosa, que de su propia supervivencia a medio y largo plazo.