Opiniones

Divorcio sí, divorcio no

18.05.2013

Virginia Álvarez Buylla - La Nueva España, 16 de mayo 2013.

Cuando una piensa en aquellas épocas de la historia en las que el matrimonio era para siempre, pasara lo que pasara, cuesta creerlo. Si el amor moría, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre, y a tragar. Si el marido era violento, dictador y tirano, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre, y ni siquiera se investigaba la situación. Si la mujer era una acosadora psicológica, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre. Con lo cual se llegaba a verdaderas tragedias familiares y mucho sufrimiento.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Cómo prepararse para el regreso a la escuela

Cómo prepararse para el regreso a la escuela

La Academia Estadounidense de Pediatría continúa evaluando la situación del coronavirus en las escuelas y su evolución veloz, y todavía recomienda la educación presencial, dijo Sara Bode, presidenta electa del Consejo de Salud Escolar de la Academia Estadounidense de...

Los gallegos que no pudieron ser

Los gallegos que no pudieron ser

Galicia representaba el 13% de España hace algo más de 200 años y ahora solo es el 5,69% del país. Si la población gallega hubiese crecido (o, mejor dicho, no se hubiese ido) al mismo ritmo que la del resto de España, ahora la comunidad tendría 6,12 millones de...