Opiniones

Divorcio sí, divorcio no

18.05.2013

Virginia Álvarez Buylla - La Nueva España, 16 de mayo 2013.

Cuando una piensa en aquellas épocas de la historia en las que el matrimonio era para siempre, pasara lo que pasara, cuesta creerlo. Si el amor moría, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre, y a tragar. Si el marido era violento, dictador y tirano, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre, y ni siquiera se investigaba la situación. Si la mujer era una acosadora psicológica, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre. Con lo cual se llegaba a verdaderas tragedias familiares y mucho sufrimiento.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Ideólogos de las costuras rotas

Ideólogos de las costuras rotas

Los que sufrieron la crisis de 2008, acumulando dramas particulares de los que nunca es posible recuperarse del todo, van a ser ahora el centro de la que sobrevenga. Con la descorazonadora coincidencia de que son, además y por mero relevo generacional, las...

«Esto no es conciliar, pero el teletrabajo llegó para quedarse»

«Esto no es conciliar, pero el teletrabajo llegó para quedarse»

Es un alivio, por una parte, poder estar activo en casa y quedarse con los niños. Por otra, cuando hay niños hay siempre ocupación, y si son menores de 5 años, ¿podrá nutrirse, en algún momento, sin demasiado consumo de tecnología el tiempo de los niños y los padres...

Cuando toque salir de casa

Cuando toque salir de casa

En el mundo Coronavirus, en cambio, las cosas son distintas. No solo se ha vuelto a rezar, sino que la muerte no es ya esa palabra tabú que no se pronuncia ante los niños. Es una realidad y tiene nombres y apellidos.