Opiniones

Divorcio sí, divorcio no

18.05.2013

Virginia Álvarez Buylla - La Nueva España, 16 de mayo 2013.

Cuando una piensa en aquellas épocas de la historia en las que el matrimonio era para siempre, pasara lo que pasara, cuesta creerlo. Si el amor moría, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre, y a tragar. Si el marido era violento, dictador y tirano, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre, y ni siquiera se investigaba la situación. Si la mujer era una acosadora psicológica, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre. Con lo cual se llegaba a verdaderas tragedias familiares y mucho sufrimiento.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
Natalidad: cambio cultural

Natalidad: cambio cultural

"El propósito de formar una familia requiere estabilidad y ahorro y por tanto moderación en el gasto. Al mercado le interesa mucho más que las expectativas de felicidad estén depositadas en el consumo y en la acumulación de experiencias (todos los fines de semana, un...