Opiniones

Divorcio sí, divorcio no

18.05.2013

Virginia Álvarez Buylla - La Nueva España, 16 de mayo 2013.

Cuando una piensa en aquellas épocas de la historia en las que el matrimonio era para siempre, pasara lo que pasara, cuesta creerlo. Si el amor moría, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre, y a tragar. Si el marido era violento, dictador y tirano, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre, y ni siquiera se investigaba la situación. Si la mujer era una acosadora psicológica, no importaba: el dedo acusador señalaba para siempre. Con lo cual se llegaba a verdaderas tragedias familiares y mucho sufrimiento.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
«¿Qué será de mi hijo con discapacidad cuando yo no esté?»

«¿Qué será de mi hijo con discapacidad cuando yo no esté?»

Esta es una de las principales preocupaciones recogidas en el Informe Discapacidad y Familia, realizado por la Fundación Adecco con la colaboración de GEDIA. Todos los padres encuestados, reconoce Rocío Rubio, consultora de Plan Familia de la Fundación Adecco,...

La pandemia ha sido dura con nuestros pies

La pandemia ha sido dura con nuestros pies

El comienzo de la pandemia coincidió con un descenso considerable de los traumatismos en los pies, afirmó Robert K. Lee, jefe de cirugía podológica de pies y tobillos del Centro Médico de Santa Mónica de la Universidad de California, campus Los Ángeles, pero su...

La soledad daña nuestra salud

La soledad daña nuestra salud

Durante dos años, la ciudad de Nueva York, donde un millón de personas viven solas, fue un experimento sobre la soledad: nueve millones de personas aisladas con celulares y servicios de entrega a domicilio las 24 horas, apartadas de los lugares donde solían reunirse.