Noticias

Los expertos retrasan hasta los 27 años la edad en que los jóvenes maduran

24.01.2013

La mayoría de los jóvenes siguen con sus padres y están infantilizados, según un estudio de la URV.
Sara Sans - La Vanguardia, 24 de enero 2013

Sigue en casa, con sus padres, y aunque tiene 23 años vive como cuando tenía 16. Es dependiente e infantil. Un joven que sigue siendo adolescente, al que le cuesta asumir responsabilidades y asumir las consecuencias de sus decisiones. Aunque ni todas las dinámicas familiares son iguales y adolescentes los hay para todos los gustos, los expertos constatan un bajo grado de madurez psicológica entre los jóvenes de entre 15 y 18 años y que esa inmadurez se prolonga durante más tiempo.

¿Quieres recibir todas nuestras publicaciones para estar siempre al día?
Sí, por favor
El paro provoca que el 25% de los desempleados abandone su hogar

El paro provoca que el 25% de los desempleados abandone su hogar

El paro ha provocado que el 25% de los desempleados haya tenido que abandonar su hogar y posponer decisiones vitales relevantes como tener hijos, según el Observatorio que elabora la empresa MyWord para la Cadena SER. Entre los que se han visto obligados a abandonar...

Juan Roig invierte en los jóvenes

Juan Roig invierte en los jóvenes

“Crear las condiciones para que otros emprendedores asuman el riesgo de implantar un modelo de empresa sostenible”. Ése es el objetivo con el que el presidente y fundador de Mercadona, Juan Roig, ha puesto en marcha ‘Lanzadera’, un proyecto con el...

Cuidar de la familia tiene premio

Cuidar de la familia tiene premio

Un premio para quienes cuidan de la familia. La Conselleria de Bienestar Social ha creado el “Premio a la labor desarrollada en 2012 a favor de la familia de la Comunitat Valenciana “, para reconocer el trabajo desinteresado de personas físicas o jurídicas,...

Los precios suben, los ingresos de la familia bajan

Los precios suben, los ingresos de la familia bajan

¿Cuánto se han empobrecido las familias españolas el año pasado? Obviemos los dos extremos del abanico, cada vez más abierto en España. Hagamos abstracción de los condenados a la indigencia tras haberlo perdido todo: salario y vivienda en primer lugar. Dejemos aparte,...